29 de mayo de 2009

Los primeros héroes soviéticos: los hermanos Známenskiy

Aislada de las competiciones internacionales, fuera de los organismos olímpicos, la URSS usó el deporte desde los años 30 del siglo XX como medio de notoriedad y propaganda. Único país socialista del planeta en medio de una Europa burguesa cada vez más amenazada por el auge de los fascismos, la URSS utilizó sus contactos con políticos comunistas y sindicatos obreros de Europa occidental y Escandinavia para establecer contactos deportivos que rompiesen su aislamiento. Sus primeros héroes atléticos fueron los hermanos Známenskiy.
Nacidos en la aldea de Zeliónaya Slobodá -a unos 70 km de Moscú- Georgiy (1903) y Serafim (1906) Známenskiy pertenecían a una familia de 10 hermanos (4 chicos y 6 chicas). Su padre era un pequeño propietario antes de la revolución. Los hermanos se consagraron a una ruda preparación física bajo la supervisión de su hermano mayor Sergéiy, que se había convertido en un fanático del ejercicio físico durante su paso por el ejército. Gimnasia, levantamiento de pesas, baños en el río incluso en invierno y muchas carreras por el bosque modelaron dos cuerpos de gimnastas con la resistencia de los fondistas. Aunque participaron esporádicamente en diversas competiciones populares no accedieron al deporte organizado hasta su traslado a Moscú en 1932: Georgiy tenía casi treinta años y su hermano Serafim 26. Fue a través de los clubs de empresa como se dieron a conocer en carreras en la calle y pruebas de relevos por clubs, muy populares a lo que parece en la época.
En el estado de los soviets se estaba produciendo un verdadero estallido deportivo: miles de jóvenes se entusiasmaban con las gestas de sus patinadores de velocidad o los halterófilos que mejoraban las marcas mundiales de la época. El nadador Nikolai Malin, que había nadado 50km en el Mar Negro (en 17 horas y 54 minutos), era el héroe del momento.
En 1934 los Známenskiy, pese a su estilo lleno de defectos que sus entrenadores intentaban pulir en vano, fueron seleccionados para algunas salidas al extranjero. Serafim corrió en el estadio Pershing de París donde derrotó al veterano George Leclerc, un atleta que había sido campeón de Francia de steeple y cross y los dos hermanos brillaron posteriormente en varias carreras en Checoslovaquia. En septiembre en Moscú derrotaron al finlandés Eino Purje, antiguo plusmarquista mundial de 2.000m y bronce olímpico en los 1.500m de Amsterdam-28. A final de esa temporada Serafim era 19º en el ranking mundial de 10.000m (31:53.8) y 22º en el de 5.000m (14:55.8). En los años siguientes Serafim estuvo en el top-10 de 5.000 y 10.000m con plusmarcas de 14:37.0 (1940) y 30:44.8 (1939) mientras su hermano mayor Georgiy logró 14:41.8 (1938) y 30:45.8 (1939). En una carrera en Helsinki tuvieron el honor de saludar a su ídolo Paavo Nurmi. Su mayor triunfo internacional lo obtuvieron en el famoso cross de L´Humanité, una carrera organizada por los municipios comunistas de la periferia de París y que sería durante años el escaparate de los héroes del bloque soviético en Occidente (en los 50´ participaron Zatopek y Kuts). Los Známenskiy apoyados por Ivancovich lograron un memorable triunfo en 1936 derrotando a finlandeses y franceses.
Los Známenskiy aprovecharon su popularidad (habían sido nombrados por el gobierno Maestros eméritos del deporte de la URSS) para ser admitidos en 1936, pese a su flojo expediente, en el Instituto de Medicina. Se diplomaron anticipadamente en 1941 para alistarse como sanitarios en el ejército ruso ante la invasión alemana. Serafim fue abatido en mayo de 1942 mientras su hermano Georgiy, pese a quedar gravemente herido, trabajó como médico del equipo nacional de atletismo antes de fallecer por un cáncer en 1946. Los soviéticos honraron su memoria con la organización de la reunión atlética "Hermanos Známenskiy", instituida en 1949 y con participación internacional desde 1958 una competición que sobrevivió a la caída del régimen soviético y que ha cumplido más de 50 ediciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada