9 de mayo de 2009

El primer campeón de Europa nacido en España

Aunque el primer atleta que hizo sonar el himno español en los Campeonatos de Europa de atletismo fue el marchador catalán Jordi Llopart en 1978, el primer atleta nacido en España que se proclamó campeón europeo fue el francés Raphaël Pujazon.

Rafael Pujazón nació el 12 de febrero de 1918 en Campillo (Huelva). Su padre, minero en las grandes explotaciones de cobre de Río Tinto, murió siendo Rafael un muchacho y la familia emprendió el camino de la emigración. Se instalaron en Alès (Languedoc-Rosellón) en el sur de Francia. El joven Rafael (ahora Raphäel aunque seguramente aún no tenía aún la nacionalidad francesa) se reveló en las carreras en ruta de la Provenza y la región de Marsella y pronto destacó en el cross. En 1939 ya fue internacional pero la guerra y la ocupación interrumpieron su progresión.
Tras la guerra, Raphaël Pujazon dominó el cross francés (fue campeón nacional ininterrumpidamente de 1944 a 1949) y se impuso en el Cross de las Naciones en 1946 y 1947. Se abstuvo en 1948 y en 1949, tras haber dominado a sus rivales, fue superado por su "compañero" Alain Mimoun cuando ya se había dejado ir (el asunto parece ser que acabó a puñetazos).
En la pista fue campeón francés de 5.000m (1941-42, 1944 y 1946), 1.500m (1944) y 3.000m obstáculos (1948) y tuvo los RN de 2.000 y 3.000m. Acusado de no entrenarse lo suficiente y de no darlo todo en los grandes campeonatos, Pujazon le confesó a Gaston Meyer durante un viaje a la Jean Bouin de Barcelona (ganó en 1946 y 1949 corriendo para el RCD Español de Barcelona): "Mire, mis orígenes son muy humildes. Mi padre murió en condiciones atroces y tuve una infancia miserable; gracias al pedestrismo logré salir de la pobreza. Dominé primero en Provenza y, tras instalarme en París, seguí consiguiendo éxitos fácilmente. Carrera tras carrera a 1.000 francos (de los de 1948) de fijo de salida, amasé un millón. Para obtener esa cantidad, que debía garantizar mi porvenir, debía preservar mi aura de imbatibilidad. Es por lo que nunca tomé demasiados riesgos".

Campeón de Europa en 1946.
Pujazon tuvo su día de máxima gloria en los europeos de Oslo de 1946. Tras acabar sólo 8º de una gran final de 5.000m en la que se impuso Sydney Wooderson, sus dirigentes lo habían inscrito en los 3.000m con obstáculos, una prueba que nunca había disputado. Tras numerosos tira y afloja, el onubense se dejaba convencer y tomaba la salida sin complejos (era final directa). Acostumbrado al cross de la época, muy diferente del actual de "hipódromo" con sus obstáculos y cambios de ritmo, Pujazon impuso un ritmo que provocó las caídas del finlandés Siltaloppi y del sueco Elmsäter y ganó con 9:01.4, lo que le colocaba como el segundo atleta all-time. Tras esa victoria, era el favorito para los Juegos de 1948 donde abandonó, víctima de la presión y los nervios.
Tras su retirada, Raphaël Pujazon fue monitor deportivo en su villa de Alès donde el Estadio de atletismo lleva hoy su nombre, así como una challenge de cross de la Provenza. Falleció el 22 de febrero de 2000.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada