7 de enero de 2010

El día de gloria de Yibuti

Ahora que la actualidad se vuelca sobre el cuerno de África y el golfo de Adén a causa de los piratas somalíes y de los últimos acontecimientos en Yemen, me ha venido a la memoria el cercano territorio de Yibuti (Somalia francesa para la antigua potencia colonizadora). Este minúsculo país (22.000 km2) que cierra la entrada del mar Rojo al norte de Somalia, apenas a 20km de las costas yemeníes, fue durante años una estratégica colonia y aún conserva una importante presencia militar francesa.
Pero, pese a tener menos de medio millón de habitantes, el territorio de los afar (2/3 de sus habitantes, de etnia etíope) y los issa (el resto, de etnia somalí) tuvo su momento de gloria atlética en los años ochenta gracias a una excepcional generación de maratonianos.

La I Copa del mundo de maratón (14 de abril de 1985).
Los primeros ochenta supusieron la eclosión de las carreras de larga distancia sobre asfalto. La moda del jogging que desde EE.UU. se había extendido a Europa y Japón revitalizó antiguas maratones y consolidó las grandes maratones populares. El maratón femenino se incorporó entre 1982-84 a las grandes competiciones oficiales y la IAAF decidió poner en pie la Copa del Mundo de maratón, una competición bianual con clasificación individual y por países.
La primera edición fue otorgada a un Japón en plena efervescencia maratoniana en el que se multiplicaban las pruebas de equipos de empresa y los relevos ekiden. Además los japoneses contaban con un brillante elenco con Toshihiko Seko (Fukuoka 78-80 y 83, Boston 81), Kunimitsu Itoh, los gemelos Shigeru y Takeshi Soh (4º en los JJ.OO.) o Takeyuki Nakayama (Fukuoka 84), todos ellos en el top-10 mundial entre 1981-84.
El principal rival de los anfitriones parecía el equipo etíope que encabezaba el subcampeón mundial Kebede Balcha, con el subcampeón africano (y ganador del maratón de los "Juegos de la Amistad" en 1984) Dereje Nedi y el prometedor Abebe Mekonnen. Italia (con el ganador de N. York Orlando Pizzolato) podía aprovechar el fallo de Japón o Etiopía ya que el resto, pese a algunas individualidades como el tanzano Juma Ikangaa, no presentaba un trío del nivel de los favoritos. Las fechas no eran demasiado apropiadas ya que al día siguiente se corría el maratón de Boston y una semana después los de Rotterdam y Londres. lo que provocó la ausencia de los mejores americanos y británicos (entre ellos el plusmarquista mundial Steve Jones) y de otros hombres como el campeón olímpico Carlos Lopes.

Ni Etiopía ni Japón: Yibuti campeón.
Con 17 grados y una fina lluvia, tomaron la salida más de doscientos atletas de 48 países (cada país podía alinear cinco aunque se sumaba el tiempo de los tres mejores y había países que sólo alineaban uno o dos). Por la mitad de la prueba seguían agrupados una docena de atletas y eso que el ritmo era elevadísimo. Bajo el impulso del tanzano Ikangaa el grupo fue perdiendo elementos y por el km. 30 se había reducido a ocho. Poco después tiraba el local Takeyuki Nakayama y se iba seguido sólo por el inesperado Ahmed Salah de Yibuti. Mientras Ikangaa, Takeshi Soh, Mekonnen y el alemán oriental Michael Heilmann cedían, un segundo corredor de Yibuti, Djama Robleh, intentaba dar alcance al dúo de cabeza sin conseguirlo.
Nakayama y Salah iban marcando parciales inferiores al RM de Steve Jones hasta el km.40 (en ese momento 5 segundos). A la entrada del estadio Ahmed Salah esprintó y se impuso con 2h08:09 al nipón (2h08:15) siendo tercero poco después Robleh (2h08:26). Al final 4 segundos separaron al vencedor del RM (seguramente por la mínima táctica que supone un final a dúo) pero las marcas de los tres medallistas eran la 2ª, 3ª y 5ª del ranking all-time. Los dos primeros pulverizaban los records de África y Asia. Tras ellos se clasificaron Heilmann (2h09:03), Mekonnen (2h09:05), Pizzolato (2h10:23) y en 7ª posición el tercer yibutiano, Abdillahi Charmaké (2h10.33) precediendo al segundo japonés, Takeshi Soh (2h11:01). Massimo Magnani fue 9º, Ikangaa 10º, Balcha 11º y Gelindo Bordin 12º.
Por equipos el triunfo de la desconocida Yibuti fue incontestable: 6h27:08 muy por delante de los sorprendidos japoneses (6h31:43) y de los etíopes (6:32.46) que salvaron el bronce por apenas 8 segundos ante Italia. España acabó 13ª (6h50:47) con Alfonso Abellán, Honorato Hernández y Gaspar Esnaola (ya que abandonaron Eleuterio Antón y Santiago de la Parte, que era uno de los favoritos con su 2h11:10 de Tokio 84).

El trío de Yibuti.
Aunque vista su trayectoria posterior es evidente que Ahmed Salah fue uno de los mejores maratonianos de los 80´, en el momento de su victoria en Hiroshima era un casi total desconocido de 27 años (29 según otras fuentes) cuya mejor marca era de 2h11:58 aunque tenía victorias en los maratones de Lyon-83 y París-84 (en 1984 había sido subcampeón africano de 10.000m). Ese 1985 fue campeón africano y 2º en N. York. En 1987 volvió a ganar individualmente la Copa del Mundo en Seúl y fue subcampeón mundial. En 1988 fue 2º tras Belayneh Dinsamo en la maratón de Rotterdam cuando el etíope batió el RM (2h06:50) e hizo la 2ª marca de la historia con 2h07:07). Ese año fue bronce olímpico, la única medalla olímpica de su país a día de hoy. 3º en el maratón de Londres de 1989, de nuevo subcampeón mundial en 1991, ha sido sin ninguna duda el mejor deportista de la historia de Yibuti.
Su compañero Djama Robleh, de 29 años, era en la época algo más conocido ya que había sido en 1984 subcampeón africano (tras Ikangaa) y, sobre todo, 8º en los JJ.OO. de Los Ángeles. Su plusmarca era de 2H11:25 pero ese otoño en Chicago rebajaría por un segundo el record de Salah (2º tras Steve Jones con 2h08:08). Como Salah, era militar pero ambos vivían en Francia donde les entrenaba Jacky Fournier.
El tercer hombre fue Abdillahi Charmaké (31 años), un atleta cuyo único palmarés era su medalla de bronce en la maratón del campeonato africano de 1984 en Rabat (32º en Los Ángeles con 2h19:11). Ese día, visto el rendimiento de sus compatriotas, se volcó para completar la más grande gesta del deporte de su país.

6 comentarios:

  1. Un artículo buenísimo.

    Recuerdo a Salah y sus 2h.07':07" el día del RM de Dinsamo en 1988.

    Además, creo que estuvo corriendo marathones de primer nivel mundial hasta bien pasados los 40 años de edad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Fiur y ¡buen año 2010!
    efectivamente tu memoria y conocimientos no han fallado: así de forma rápida yo tengo anotado que ganó en Belgrado-96 y Viena-97 (es nacido en 1956). En 1998 -con 42 tacos- se marcó nada menos que 2h13:25 y en 1999 salió en el mundial de Sevilla aunque no acabó.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena información.
    Un saludo,
    Blas

    ResponderEliminar
  4. Hola Blas
    gracias y ¡nos seguimos leyendo mutuamente! (espero que no estéis sepultados por la nieve en Getafe)
    un saludo
    Paul

    ResponderEliminar
  5. Una gran entrada para un blog más que interesante.
    Ya que estamos con el Maratón aquí os dejo una curiosidad: 2010 Maratón

    ResponderEliminar
  6. Buan año también para ti David y ¡gracias por la ampliación!
    Un saludo
    Paul

    ResponderEliminar