26 de marzo de 2009

Las tribulaciones de un chino en L.A.


El país más poblado del planeta ha sido la primera potencia deportiva en la última edición de los Juegos Olímpicos que organizó la propia república china en 2008. Pero, pese a su milenaria historia, la presencia del país asiático es un hecho reciente en la historia del olimpismo moderno ya que no empezó a participar hasta los Juegos de Los Ángeles en 1984.
No obstante, medio siglo antes, la joven república china hizo su primera aparición olímpica en la misma ciudad californiana y sus razones no fueron deportivas, sino políticas. En 1931 el imperio japonés había ocupado Manchuria y había creado el estado-títere de Manchukuo. Para evitar que Japón legalizase de facto esa ocupación con la concurrencia olímpica del estado fantasma, China envió una delegación formada por tres personas, un directivo, un entrenador-intérprete y un atleta, el primer deportista chino que participó en unos Juegos Olímpicos.
El atleta era Liú Chángchūn (13-10-1909), un joven de familia humilde de una provincia limítrofe con Manchuria que, gracias a sus aptitudes deportivas, pudo estudiar en la Universidad del Noreste. Destacó en 100, 200 y 400m en los Juegos Nacionales de 1930. Hizo pública su negativa a ser seleccionado por Manchukuo y acudió a Los Ángeles gracias a las aportaciones de su universidad. En California Liú cayó en series de 100 (11.5) y 200 (23.4) y no salió en 400m pero su presencia fue importante en los medios de comunicación, denunció la invasión japonesa en algunas reuniones y fue recibido como un héroe en China. Cuatro años después en Berlín, Liú volvió a los Juegos pero esta vez China desplazó una delegación de 70 personas que participó en atletismo, natación, boxeo, halterofilia, ciclismo, fútbol y basket. Liú volvió a ser eliminado en series de 100 y 200 y corrió también una eliminatoria de relevos.
China no volvería a los Juegos hasta 1984 ya que, tras el final de la guerra mundial, siguió la guerra civil que acabó con la proclamación de la república popular. Liú fue profesor de la universidad, entrenador y directivo en el nuevo estado. Llegó a ser vicepresidente del Comité Olímpico chino. Falleció el 25 de marzo de 1983, en vísperas de que su país volviese a los Juegos en la ciudad en la que él inauguró la presencia china. En 2008 China realizó una películo sobre su historia (título inglés The One Man Olympics).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada