3 de diciembre de 2009

La vuelta al mundo del atletismo en 80 países: 3. Islandia

La isla de hielo.
Aunque a los futboleros sólo les sonará por el ex-barcelonista Gudjohnsen, y los aficionados con más perspectiva conocen a Islandia por su gran nivel en balonmano (es la actual subcampeona olímpica), la poco poblada isla (poco más de 300.000 habitantes) ha tenido algunos campeones destacables de nuestro deporte.
Tierra de vikingos, la isla de hielo y fuego (por su actividad volcánica) era una dependencia danesa cuando debutó en los Juegos Olímpicos de 1908. En 1912 compareció un atleta, Jón Halldórsson, un velocista que quedó eliminado en su serie de 100m. Al acabar la Gran Guerra, Dinamarca dio una amplia autonomía a los islandeses en 1918.
Islandia no volvió a los Juegos hasta 1936, presentando en esa ocasión cuatro atletas. El más destacado fue Sigurður Sigurðsson que participó en los saltos de altura y triple alcanzando la final en el horizontal (22º con 13,58m). Que el primer finalista islandés lo fuese en el triple salto parece toda una premonición.

La edad de oro.
Aprovechando la II Guerra Mundial, Islandia se independizó de Dinamarca en 1944 y compareció ya como república independiente en el Campeonato de Europa de 1946. Presentó 14 atletas, tuvo cuatro finalistas y un campeón en la figura de Gunnar Huseby, para algunos el mejor atleta islandés de la historia. Este fornido lanzador se impuso en el lanzamiento del peso (15,56), una victoria que reeditó en 1950 con 16,74, su plusmarca personal (era también un discóbolo de más de 50m). Aunque su victoria tuvo mucho que ver con la ausencia del estonio Heino Lipp (Vd. en este blog "El campeón que no pudo salir del frío" en http://historiatletismo.blogspot.com/2009/04/el-campeon-que-no-pudo-salir-del-frio.html), hubiese sido finalista olímpico pero no pudo acudir por lesión. A Londres acudieron 11 atletas y, en ausencia de Huseby, los mejores fueron su compañero Sigfús Sigurðsson en el peso y Örn Clausen en decathlon, ambos 12º.
En el Europeo de Bruselas-50 Islandia tuvo la mejor actuación de su historia: Huseby repitió el título en peso y Torfi Bryngeirsson (dos veces olímpico en pértiga) se llevó el de longitud en una confusa final. Además Örn Clausen fue 2º en un decathlon que no se decantó a favor del francés Ignace Heinrich hasta la última prueba. Los islandeses tuvieron también finalistas en 100, 200 y 400m así como en el relevo corto.
En Helsinki-52 (9 atletas) el mejor fue el campeón europeo de longitud Torfi Bryngeirsson que fue 14º en la final... de pértiga.

La primera medalla olímpica.
Tras una actuación poco brillante en el Europeo de 1954 (ningún finalista), Islandia sólo desplazó dos atletas a la lejana Melbourne pero uno de ellos, el saltador de 22 años Vilhjálmur Einarsson, le dio su primera medalla olímpica. El escandinavo lideró con 16,26 de su segundo salto el concurso hasta la cuarta ronda en la que el maravilloso Adhemar Ferreira da Silva se fue hasta 16,35 y revalidó su título olímpico. Einarsson fue asimismo bronce en el Europeo de 1958, 5º en Roma-60 y 6º en el Europeo de 1962. Con ese palmarés disputa a Huseby el título de mejor atleta islandés de la historia.Una larga travesía.
En posteriores ediciones de JJ.OO. y Europeos no encontramos grandes actuaciones de los "hombres de hielo": Valbjörn Þorláksson fue 12º en el decathlón de Tokio-64 pero no hubo ningún finalista desde México-68 hasta Montreal-76. En el Europeo de 1978 el fornido Hreinn Halldórsson fue 7º en lanzamiento de peso y en los JJ.OO. de Moscú acabó 10º por delante de su compatriota Óskar Jakobsson . Cuatro años después el jabalinista Einar Vilhjálmsson tuvo una buena prestación acabando 6º en Los Ángeles (tenía una plusmarca de 92,42m). Einarsson no logró (por muy poco) volver a ser finalista ni en Seúl ni en Barcelona pero en la capital catalana fue 5º Siggi Einarsson.
En el Europeo de 1994 el mejor fue el lanzador de peso Pétur Guðmundsson, 7º con 19,34m. En los JJ.OO. de Atlanta-96 Jón Arnar Magnússon, 12º en decathlón, fue el más detacado de los tres islandeses presentes.

Llegan las vikingas.
En Sydney-2000 los representantes de Islandia volvieron al podio olímpico por medio de Vala Flosadóttir, 3ª en la primera final olímpica de la pértiga femenina tras la americana Stacy Dragila y la ruso-australiana Tatiana Grigorieva. En esa final logró su plusmarca personal, 4,50m que fue record olímpico durante algunos minutos. Tras ella, la mejor fue otra mujer, Guðrún Arnardóttir, 7ª en la final de 400m vallas (ya había sido 4ª en el Europeo de 1998). Otra pertiguista, Þórey Edda Elísdóttir, fue finalista en el Europeo de 2002 y 5ª en la final olímpica de 2004 con 4,55m. En Pekín 2008, mientras la crisis financiera colapsaba la economía del país, ninguno de los tres islandeses (una de ellos Elísdóttir) alcanzó la final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada