29 de octubre de 2010

La vuelta al mundo del atletismo en 80 países: 4. Austria

Un imperio deportivo... invernal.
La acomodada república de Austria (es el tercer país de la UE en PIB por cabeza) es hoy un pequeño país de apenas ocho millones de habitantes y, la verdad, en atletismo su historia es más bien modesta. Pero el hoy pequeño país danubiano (era la cabeza de un enorme imperio cuando debutó en los JJ.OO. en 1900) es una potencia en deportes de invierno (quinta en el medallero all-time tras Noruega, EE.UU., Alemania y la URSS) y también destaca en algunos deportes de verano (106 medallas, sólo 7 menos que España) como la vela, el piragüismo, la halterofilia y el judo (25 oros en total).

Los atletas del Imperio.
Austria debutó atléticamente en los Juegos de 1900 con un sólo participante, el veinteañero Hermann Wraschtil, que no lo hizo nada mal ya que fue 5º en el steeple y 6º en los 1.500m. Los chicos de Francisco José I no se desplazaron a St.Louis y reaparecieron en los Juegos Intermedios de Atenas en 1906 con diez atletas. El mejor fue Theodor Scheidl, participante en altura, longitud y disco y 9º en pentatlon (no sabemos si es el famoso baritono vienés nacido en 1880 pero, por edad, podría serlo). Dos años después sólo dos hombres defendieron la bandera de los Habsburgo siendo el más destacado Emmerich Rath, eliminado en las 10 Millas de marcha y 25º en el primer maratón de distancia oficial (este checo fue un destacado futbolista y llegó a partipar en Mundiales de esquí de fondo pero era famoso en esta época por sus repetidas victorias en carreras militares de 50km con 31kg de armas y equipo). La última comparecencia olímpica de 12 atletas del águila imperial en 1912 se saldó con el quinto puesto de otro checo, Hans Tronner, en el disco y un 10º de Josef Schäffer en el decathlon (toda una tradición austríaca).
 De la república al "anschluss".
Convertida en una pequeña república, Austria fue excluída de los Juegos de 1920 y reapareció (sin éxito) en 1924. En 1928 con dos hombres y dos mujeres logró la sexta plaza de la fornida Liesl Perkaus en el disco femenino y el séptimo de Ludwig Veselyen el decathlon. El vienés Emil Janausch (10º en disco) fue el mejor de los dos atletas desplazados hasta Los Ángeles-32. Fue también 8º en la primera edición de los Europeos en 1934. en los que Ernst Leitner fue quinto en 400m vallas. Hasta 29 atletas (8 mujeres) comparecieron en los Juegos nazis de 1936 presididos por... el austriaco Adolf Hitler. La mejor fue la jabalinista de 21 años Herma Bauma, cuarta, mientras Johann Wotapek fue 9º en el disco. Dos años después el vienés Karl Kotratschek fue bronce europeo de Triple pero bajo la bandera de la cruz gamada, ya que Austria había sido anexionada al III Reich unos meses antes (murió en la campaña de Rommel en África). Viena organizó ese mismo año la primera edición femenina de los Europeos (única por separado).

La mejor atleta austríaca de la historia.
La vienesa Herma Bauma (1915-2003) ha sido la mejor atleta austríaca de la historia: dos veces plusmarquista mundial de jabalina, dio en 1948 el único oro olímpico que su país tiene a día de hoy en el deporte rey. Fue subcampeona europea en 1950 (y también subcampeona mundial de balonmano). En esos juegos londinenses las chicas austriacas brillaron: Ine Schäffer se llevó el bronce en peso, Lotte Heidegger y Maria Oberbreyer fueron quintas en disco y vallas, Anni Brück sexta en peso e Ilse Steinegger séptima en longitud. El relevo 4x100 acabó sexto y otras cuatro atletas se metieron entre las diez mejores de sus pruebas.
 En Helsinki-52 Lotte Haidegger (quinta en disco) y Fedora Schenk (sexta en altura) fueron las mejores (la Schenk, nacida en Alemania, había sido bronce con el equipo nazi en los Europeos de 1938 con el apellido Solms). Sólo un hombre y dos mujeres se desplazaron a Australia en 1956 y la mejor fue, una vez más, una lanzadora, Regina Branne, séptima en peso. No hubo finalistas en los Juegos de 1960 y 1964. Heinrich Thun, cuarto en martillo en los Europeos de 1962, fue el atleta más destacado de esos años.

Las estrellas austriacas de los sesenta.
A finales de los sesenta Austria gozó de una generación femenina excepcional. En México-68 Liese Prokop fue plata en el pentathlón, Ewa Janko bronce en jabalina e Ilona Gusenbauer 8ª en altura. Un año después en el Europeo Liese Prokop se llevó el oro de la combinada (y tuvo el RM) y su hermana Maria Sykora (el apellido natal de las hermanas) el bronce en un 400 en el que las francesas Duclos y Besson batieron el RM. Maria fue campeona europea indoor de 800m en 1970 y recordwoman mundial oficiosa de 400 vallas. Ilona Gusenbauer se llevó el título europeo de altura en 1971 y acabó con el largo reinado de Iolanda Balas en 1972 (1,92m), aunque tuvo que conformarse con el bronce olímpico en Munich.
 En los ochenta volvieron las vacas flacas y en Moscú-80 los más destacados fueron los decathlonianos Georg Werthner y Sepp Zeilbauer (4º y 5º) y Dietmar Millonig, sexto en 5.000m. Este fondista fue campeón europeo indoor de 3.000m en 1986. El explosivo Andreas Berger lo fue de 60m en 1989. En los primeros 90´ brillaron el lanzador de peso Klaus Bodenmüller, campeón europeo indoor en 1990 y bronce en 1992 (6º en los JJ.OO. de ese año), el pertiguista Hermann Fehringer, bronce europeo absoluto en 1990 y la saltadora de altura Sigrid Kirchmann (5ª en Barcelona-92). El relevo corto masculino fue también finalista olímpico en 1992.

Las mediofondistas; gloria y controversia.
En los últimos años han sido las mediofondistas las que han dado más laureles a Austria: Theresia Kiesl fue bronce en 1.500 en Atlanta-96 y Steffi Graf plata en los 800m de Sydney-2000. La Kiesl fue campeona europea indoor en 1998 y la Graf en 2000. Ésta última, doble subcampeona mundial -indoor y absoluta- de 800 en 2001, fue suspendida por dopaje tras su retirada. El mejor atleta austriaco de los últimos años ha sido Günther Weidlinger, que empezó brillando en los obstáculos (7º en el europeo de 2006), y destacó más tarde en ruta (2:10.47 en maratón en 2009).
En Austria se organiza también desde 1975 el Mösle Mehrkampf-Meeting, el Mitín anual más importante de pruebas combinadas y en el que se ha batido tres veces el RM (dos Thompson y el actual de Sebrle). El checo y la sueca Kluft lo han ganado cinco veces y el único vencedor local ha sido Sepp Zeilbauer (1977 y 1981).
En resumen un balance difícilmente comparable con el de los Toni Sailer, Annemarie Pröll, Franz Klammer, Hermann Maier y compañía.

2 comentarios:

  1. ¡menos mal que has vuelto! habia "mono" de tus articulos.
    bienvenido!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Fernando
    te escribo el martes
    un abrazo

    ResponderEliminar